Escuela de Creatividad
Barcelona – Desde 2005

Primeros Principios, el pensamiento de Elon Musk.

En 2002, Musk comenzó su misión de enviar el primer cohete a Marte y se encontró con un gran desafío desde el principio. 

Después de visitar varios fabricantes aeroespaciales en todo el mundo, Musk descubrió que el costo de comprar un cohete era astronómico, hasta 65 millones de dólares. Debido al alto precio, comenzó a replantearse el problema.

En lugar de comprar un cohete por decenas de millones, Musk decidió crear su propia compañía, comprar las materias primas baratas y construir los cohetes él mismo. Así nació SpaceX.

En pocos años, SpaceX había reducido el precio de lanzamiento de un cohete en casi x10 mientras aún generaba beneficios.

Elon utilizó el Pensamiento de Primeros Principios para desglosar la situación hasta los fundamentos, eludir los altos precios de la industria aeroespacial y crear una solución más efectiva.

En teoría, el Pensamiento de Primeros Principios requiere que profundices más y más hasta que te quedes sólo con las verdades fundamentales de una situación.

En la práctica, sólo necesitas ir uno o dos niveles más profundos que la mayoría de las personas. 

Diferentes soluciones se presentan en diferentes capas de abstracción. En resumen, el Modelo es un ciclo de descomposición de una situación en las piezas fundamentales y luego volver a ensamblarlas de una manera más efectiva. Desmontar y luego reconstruir.

Aquí te contamos cómo puedes llevar a la práctica este Modelo.

1. Identifica y Cuestiona las Suposiciones Existentes

Antes de innovar, es crucial identificar las suposiciones que sustentan las estrategias actuales.

Por ejemplo, si se asume que un producto debe venderse en un determinado paquete porque siempre ha sido así, es una suposición que necesita ser cuestionada. Para cada suposición identificada, pregúntate por qué existe y si es esencial para el éxito del producto.

Consejo: Revela nuevas oportunidades o necesidades no satisfechas en el mercado con este cuestionamiento. Por ejemplo, si se asume que la publicidad digital es la única forma efectiva de alcanzar a un target, podría ser útil explorar si realmente están respondiendo a estos métodos o si hay alternativas más efectivas.

2. Descomposición

Este paso implica descomponer el producto o servicio analizando sus características más fundamentales.

  • Qué: ¿Cuáles son las características esenciales de la marca? ¿Qué problemas resuelve?
  • Quién: ¿Quiénes son l_s consumidor_s objetivo? ¿Existen otros segmentos de mercado que están siendo ignorados?
  • Por qué: ¿Por qué l_s consumidor_s deberían elegir este producto sobre otros? ¿Cuál es el valor único que ofrece?
  • Cómo: ¿Cómo se entrega el producto o servicio a l_s consumidor_s? ¿Hay métodos más eficientes o atractivos que podrían ser explorados?

Consejo: Explora cada componente de tu marca o producto desde una perspectiva de cero supuestos. Esto significa evaluar cada característica como si fuera la primera vez que la ves, independientemente de su historia o su uso anterior.

3. Redefinir el Problema desde la Base

Una vez que las suposiciones están claras y cuestionadas, el siguiente paso es reconstruir el problema desde cero. Esto significa definir un nuevo objetivo para la marca o el producto, basado en las necesidades y deseos reales de l_s consumidor_s, no en las tradiciones del mercado.

Consejo: Utiliza la información recopilada en la fase de descomposición para construir una propuesta de valor más fuerte que resuene auténticamente con tu público objetivo. Considera cómo se pueden superar las expectativas de l_s consumidor_s y qué aspectos únicos puede ofrecer tu marca que los competidores no.

4. Innovar sin Restricciones

Con un problema claramente redefinido y libre de suposiciones antiguas, es el momento de generar Ideas Innovadoras. Utiliza técnicas de Pensamiento Lateral para explorar todas las posibles soluciones al problema definido.

Consejo: No limites las ideas a lo que es actualmente factible, considera tecnologías emergentes, cambios en el comportamiento de l_s consumidor_s y posibles futuras tendencias del mercado.

En resumen el Modelo de Primeros Principios te ayuda a reunir información para crear nuevas ideas e innovaciones. Es una de las mejores maneras de desglosar problemas complicados y liberar posibilidades creativas para luego volver a ensamblarlos desde cero. 

Ponlo a prueba y nos cuentas. Verás que parece magia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También puede interesarte

Nuestro sitio utiliza cookies  para ofrecerte una mejor experiencia, recomendamos aceptarlas para disfrutar completamente tu navegación. Más información